¡Tengo miedo! - Habitaciones infantiles

¡Mamá en mi habitación vienen monstruos por la noche! ¡Tengo una piedra mágica que impide que se acerquen! ¿Puedo venir a dormir con vosotros? Estoy más seguro en vuestra cama. Las pesadillas forman parte del crecimiento madurativo del niño. Hay niños que lo viven con cierta angustia y debemos ayudarles. Los terrores nocturnos son una alteración del sueño, que afectan entre el 3 y 6% de la población y que son más propios de niños que de niñas. Aparecen dos o tres horas después de que el niño concilie su sueño. ¿Y si fomentamos la seguridad en sí mismo y en su propia habitación? Tener en su poder una piedra mágica es buena idea, pero si convertimos su habitación en un castillo poderoso aún lo es más. Les podemos ayudar a confiar en su espacio más íntimo, en su habitación, a su vez, a potenciar su creatividad. ROS apuesta por estas habilidades en sus nuevos catálogos Nido, Arco Iris y Ros Mini.

También podemos instaurar unas pautas de horarios y unas normas que reinen en su castillo para ayudar a la conciliación del sueño en su propia habitación. Por ejemplo: # Leer cuentos en nuestra habitación antes de acostarnos y nos relajamos # Escogemos algún juguete especial que nos acompañe para dormirnos # Diseñemos habitaciones infantiles relajantes que inviten al descanso  y que limiten los diferentes espacios de sueño y de juego. #Apostemos por mobiliario infantil con colores que transmitan paz, seguridad y tranquilidad  y que a su vez reduzcan agresividad. Te dejamos algunas ideas: El color verde es un color pálido que tranquiliza y da armonía. El color rosa calma y cura. Es ternura y dulzura. El marrón representa estabilidad. Transmite confianza y seguridad. El blanco es pureza, otorga transparencia y seguridad. Y lo más importante, ¡unas buenas noches y un abrazo de papá y de mamá! Dulces sueños. Nadie como tu sabe cómo son tus hijos y cómo es tu hogar. Con ROS, estas habitaciones son posibles. Tu proyectas un sueño y nosotros lo hacemos realidad. ¿Cómo gestionas los terrores en tus hijos? ¿Crees que la habitación puede influir en ellos? ¡Cuéntanos!