Nos preocupamos por el mundo donde crecerán nuestros hijos

En ROS hay algo que tenemos muy claro: nos preocupa el mundo en el que crecerán nuestros hijos, por este motivo, garantizamos un proceso 100% respetuoso y cuidamos de nuestro entorno. Podríamos enumerar todos los certificados, uno a uno, pero no queremos ser aburridos. Queremos contaros qué tenemos en cuenta cuando fabricamos vuestras futuras habitaciones y las de vuestros hijos.

  Tenemos un claro compromiso con el medio ambiente, por este motivo nuestras pinturas son biodegradables. Queremos esforzarnos en materia de protección ambiental. Los barnices son el resultado del proyecto LIFE de innovación tecnológica financiado por la Comisión Europea por el importante esfuerzo, en protección ambiental. Sabemos que hay muchos niñ@s que muerden las barandillas de las cunas por ejemplo, y no podemos dejar que estén lacadas con pinturas tóxicas.     Además de utilizar pinturas biodegradables, intentamos que la vida de nuestros muebles sea larga, duradera y rentable. ¿Cómo? Un estudio sobre el ciclo de vida de una cuna convertible, por ejemplo. Este estudio incluye los consumos energéticos y la producción de diversos elementos que se utilizan en su fabricación. También incluye el transporte de la materia prima a la fábrica, el transporte final y el transporte de los residuos generados. El proyecto tiene como objetivo la incorporación de las mejoras técnicas disponibles y de tecnologías limpias en el proceso de producción.     Para nosotros, el mundo dónde vivirán nuestros hijos es muy importante, tanto como la seguridad de los muebles que fabricamos. Por eso intentamos que el proceso de fabricación sea limpio, seguro y teniendo muy en cuenta el medio ambiente. ¿Para ti estos temas son importantes? ¡Cuéntanos!