¿Compartir habitación con tu herman@?

Más de una familia se ha planteado si preparar una habitación para dos herman@s o separarles para que cada un@ tenga su espacio. Hay veces que el espacio en casa no permite más que usar una sola habitación para l@s dos, pero, hay veces que el planteamiento es diferente. Hoy en día hay un montón de soluciones de espacio para que dos herman@s puedan dormir junt@s, aunque exista una gran diferencia de edad. Hoy os mostramos algunas ideas para compartir habitación y además, algunos beneficios que conlleva compartir habitación con tu herman@. Las literas son el recurso más utilizado cuando se trata de compartir habitación. Si además, el espacio es reducido, disponemos de literas con armario y escritorio extraíble.  

  El espacio en una habitación se puede aprovechar de la manera que deseemos y además con el estilo adecuado a cada persona. Habitaciones grandes para dos, repleta de armarios y espacio de estudio incorporado. ¿Ideal para compartir, no?     Si hay diferencia de edad, una idea es que la cama inferior no tenga altura, por lo que evitamos caídas accidentales y que papá y mamá duerman más tranquilos.     Si la diferencia de edad es notable, una idea genial es que la cama inferior sea más grande, para que todos disfruten de la misma habitación a su manera.     Por último, y si no somos amantes de las literas, podemos optar por camas individuales. Hay mil maneras de posicionarlas: con blocs, una al lado de otra… ¡cada idea cuenta!   ¿Y por qué dormir junt@s aporta algún que otro beneficio? 1.Porqué fortalece la complicidad y los lazos afectivos entre ellos, lo que permite que se expliquen sus experiencias, sus emociones y que se ayuden mutuamente. 2.Los valores se hacen visibles, así como el aprendizaje en resolución de conflictos, ya que aprenden a compartir sus pertinencias y deben resolver conflictos para su convivencia. 3.Se sienten acompañados (cuando son más pequeños), ya que el hecho de dormir sol@ por primera vez, ¿a quién no le dio miedo? Sentir la presencia de tu herman@, permite acostumbrarse más rápido al cambio. 4.Se divierten, y es que compartir tantas cosas es perfecto. A la hora de ir a dormir, la hora de despertarse, su rato de juegos, de deberes… ¡ideal para divertirse en cualquier momento! Y tú, ¿prepararas habitación para dos, o prefieres que duerman separados?