¡Alargar la vida a los muebles de una forma muy sencilla!

Muchas veces nos preocupamos porque necesitamos comprar un mueble para cubrir una necesidad temporal, pero no sabemos si nos servirá para más adelante.

En Ros tenemos solución para ello, y queremos mostraros que muchos muebles que parecen destinados a cubrir necesidades específicas, también son útiles para posicionarlos en otros lugares de nuestro hogar.

Un ejemplo son las cómodas de bebé con cambiador. Las necesitamos para que cubran una función muy específica, tener un mueble en el que cambiar a nuestro bebé, pero una vez que ya no cumplen esta necesidad, podemos sustituir el cambiador y utilizarlas como una cómoda, siendo un mueble que cumpla otras funciones, e incluso podemos colocarlo en otra habitación:

 

 

Hay otros muebles que también pueden cumplir diferentes funciones en situaciones diferentes, como por ejemplo una cómoda baja, que la podemos utilizar tanto en una habitación infantil, como colocarla en nuestro recibidor, o en otro lugar donde cumpla una función útil:

 

 

Otra forma de alargar la vida a nuestros muebles es adquiriendo habitaciones convertibles, ya que las utilizamos para nuestros bebés recién nacidos y después, cuando las transformamos, las podemos utilizar hasta que nuestros hijos tengan 16 años.

 

 

 

Alargar la vida a nuestros muebles también depende de cómo los cuidemos. Hay varias técnicas de limpieza y mantenimiento que tenemos que tener claras para que éstos duren muchos años más, como por ejemplo limpiarlos con jabón neutro, evitar la caída de agua encima del mueble, ya que se puede hinchar, y evitar objetos punzantes.