Noticia
Amueblar una habitación juvenil
19/04/2011

Amueblar una habitación juvenil

¿Quieres amueblar una habitación juvenil?

Si este es tu caso, es bastante habitual que las necesidades y gustos del adolescente sean distintas de las de los padres. Lo más habitual es que los padres tiendan a estar interesados en muebles que permitan guardar la ropa y otros objetos de forma práctica, mientras que el hijo esté más interesado en aspectos más estéticos. Si consigue una buena distribución, esto también hará más fácil la limpieza de la habitación.

Antes de remodelar una habitación juvenil, se deben tener en cuenta aspectos como la organización y la capacidad de almacenamiento. El diseño básico y la distribución marcarán la diferencia entre tener una habitación agradable o una habitación dominada por la naturaleza del adolescente. Es un tópico el concepto de que los adolescentes son poco ordenados, por lo que es mejor que el dormitorio esté diseñado pensando en facilitar la labor organizativa del joven ocupante.

Al conseguir una adecuada distribución, se facilita el tener una habitación limpia y ordenada, lo que también facilita la convivencia con el resto de la familia e incluso puede potenciar buenas costumbres para estudiar. Para conseguir una organización adecuada de la habitación, se pueden utilizar muebles funcionales que permitan un amplio espacio para guardar objetos personales y ropa de forma discreta, tanto para el joven ocupante como para los adultos que conviven con él.

Antes del cambio de mobiliario y distribución, es interesante preguntar al joven adolescente sus ideas para la habitación, pero también se deben tener en consideración aspectos más prácticos que es posible que el joven no tenga en cuenta. Si él decide sobre aspectos como la decoración de las paredes, esto no interfiere en las necesidades de orden y capacidad de almacenamiento de ropa y documentos que pueden tener en cuenta sus padres. Es interesante que las personas mayores interfieran en las decisiones sobre el mobiliario y su distribución.

Por ejemplo, si se utilizan muebles prácticos como las literas o mesas de despacho con muchos cajones, se conseguirá dejar libre un espacio que de otra forma estaría excesivamente lleno. El dejar espacios libres, no solo crea una habitación agradable, sino que también permite disponer de un espacio para el juego con consolas de videojuegos o demás actividades del joven adolescente. Incluso, de esta forma, también se conseguirá dejar espacio para otros muebles que puedan resultar interesantes para los adolescentes, como por ejemplo los sillones puf. En las habitaciones juveniles también es imprescindible tener en cuenta muebles tan prácticos como las librerías, que permiten guardar de forma no intrusiva muchos objetos y documentos.

Por otro lado, disponer de grandes espacios de almacenamiento pueden provocar lo contrario de lo esperado, es decir, mucho desorden. Por ejemplo, si se montan grandes armarios pueden convertirse en un espacio para acumular ropa y otros artículos olvidados. Una alternativa a esta tendencia es disponer de más estantes o más cajones y de menor tamaño. Un dormitorio juvenil puede reflejar los gustos de sus ocupantes sin menospreciar aspectos tan importantes como el orden y la distribución adecuados. Fuente: sonarticulos.com.