estantería, Habitaciones optimizadas, Mueble Infantil

Fomentar el hábito de la lectura

El pasado lunes 23 de abril se celebró el Día Internacional del libro. Hoy queremos hablaros sobre el hábito de la lectura entre los más pequeños.

Fomentar el hábito de la lectura es importante desde edades muy tempranas. Los más pequeños descubren el mundo y si puede ser a través de cuentos, mejor. Además, si os ven a los papás y las mamás leer, aún se interesan más.

Leer un libro con vuestros hijos, aparte de fomentar la lectura, establece una relación mágica que les fascina. Es un gran momento del día. A través de los cuentos podéis maravillar a vuestros hijos y de descubrirles el mundo sorprendente que se esconde detrás.

Es importante disponer de una zona de lectura, o de un lugar dónde ellos mismos puedan alcanzar sus libros cuando les apetezca, incluso de elegir el que quieran que les leas favoreciendo así su autonomía.

 

Leer, les ayuda a conocer el mundo, incluso a conocerse a sí mismos.

Además, desarrollan capacidades mentales como la memoria. Pueden contar el cuento que se les ha leído, siguiendo las ilustraciones.

También potencia el lenguaje, ampliando y enriqueciendo su vocabulario poco a poco. Lo mismo pasa con las imágenes, ya que influyen en la capacidad de hacer real lo que ha visto en un libro. Nuestr@s hij@s asocian cosas reales con las imágenes, y les ayuda a crear una realidad en su mente. ¡Qué poder tienen los libros!

 

 

Desde pequeños, disponer de libros cerca les ayuda a experimentar y descubrir cosas nuevas. Tocan, sienten, huelen…  Además podemos proponerle juegos a partir de la lectura, como por ejemplo dibujar, recortar imágenes…

Y por último, ¿Qué libros les puede interesar dependiendo de su edad?

Hasta los 6 meses, aunque parezca muy temprano, los libros blandos o de tela que pueden manejarse fácilmente y sin riesgo, con grandes ilustraciones y con colores vistosos, son los mejores.

 

 

De 6 a 12 meses, podemos introducir los libros-juguete, fáciles de manejar y con imágenes realistas, que les ayuden a asociar, e incluso a repetir palabras, canciones…

De 1 a 2 años, libros con imágenes y acciones en las que se sientan identificados. Podemos leer sobre costumbres y las cosas del día a día, por ejemplo.

De 2 a 3 años, l@s niñ@s empiezan a disfrutar con las historias, por lo que podemos leerlas más de una vez y detenernos para que se explique y hable con nosotros sobre el libro.

De 3 a 6 años, podemos ofrecerles libros con más texto, con patrones repetitivos que estimulen su participación.

 

 

 

Y tú, ¿dispones de una zona de lectura? ¿Tus hij@s están en contacto con libros desde pequeñ@s? ¡Cuéntanos!

Post anterior Siguiente post

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar Una Respuesta