Bebés, consejos, habitación, hogar, infantil, Mueble Infantil

10 mandamientos imprescindibles del Feng Shui para decorar la habitación de tu bebé

La llegada de tu bebé es uno de los acontecimientos más importantes de tu vida. 
 
Empezamos a empaparnos de todo tipo de información y nos dan todo tipo de consejos, pero desafortunadamente casi nadie sabe cómo
organizar y decorar la habitación de nuestro futuro bebé de manera que ésta respire buenas energías por todos lados. 
 
Afortunadamente contamos con una disciplina milenaria que nos ayudará precisamente a saber elegir cada objeto que debe estar en la habitación de tu bebé, y cómo debe estar distribuida: el Feng-Shui.
 
Pero, ¿qué es el Feng-Shui? Es una antigua filosofía china basada en cómo distribuir el espacio con el fin de lograr una influencia positiva sobre las personas que lo ocupan. En este caso, tu bebé.
 
En este post hemos recopilado 10 consejos imprescindibles para que tu bebé duerma, descanse y crezca aún más sano y feliz. 
 
 
 
       1.  Para producir armonía y equilibrio en el dormitorio de tu bebé usa colores relajantes. Piensa en una gama de colores pastel, lavanda, melocotón, coco… Estos colores les transmiten tranquilidad, y así compensamos toda la energía que un bebé sano suele tener.
 
 
2. El lugar donde colocas su cuna es muy importante, pues alrededor de la misma se debe distribuir el mobiliario restante.
 
3. El cabecero de la cuna debe apoyarse en una pared sólida, de manera que ésta nunca debe ponerse  en contra de la pared, y los pies de tu bebé tampoco deben estar orientados a la
puerta de su habitación. Evita que la cuna esté contra una habitación, o en línea con la puerta. 
 
4. Es importante que la cuna de tu bebé tenga ruedas, pues así cuenta con movilidad por lo que podemos cambiarla en caso de que haya un elemento que perturbe la energía de su dormitorio. 
 
4. El Feng-Shui recomienda que los colores de las paredes deben ser colores neutros, y la luz que entre en la habitación no debe ser ni muy oscura, ni muy clara cuando el bebé esté descansando en su cunita.
 
5. Los accesorios que uses como complementos deben ser de colores muy parecidos al del mobiliario. En caso de que tengan estampados éstos deben ser de formas redondeadas, evitando los dibujos que terminen en punta, o que sean agresivos.
 

6. Los dormitorios de los bebés deben estar muy bien ventilados, esto favorece el aumento de energía positiva

 
7. Los bordes de la cuna y demás muebles del dormitorio de tu bebé no deben tener bordes puntiagudos, y los enchufes deben estar cubiertos. Pensarás que tu bebé es aún muy pequeño para este tipo de peligros, pero el Feng-Shui recomienda tener la habitación en total armonía para que todos los detalles le proporcionen a tu bebé una agradable sensación de
seguridad.
 
 
 
8. Una cama orientada al Sur, fortalece la intuición y estimula los sueños y la capacidad de retención– Una cama orientada al Norte, favorece la salud y la energía vital– Una cama orientada al Este, provoca dinamismo y ganas de vivir– Una cama orientada al Oeste, constituye un buen mecanismo contra el estrés y la agitación.
9. Los sofás y los sillones son completamente compatibles con la distribución de la habitación que marcan los cánones del Feng-Shui porque aportan el mismo mensaje: tranquilidad y descanso. Siempre es aconsejable que los estampados y colores coincidan con los de la cuna y complementos, pues la armonía es un elemento imprescindible en la filosofía Feng-Shui.
10. Las sábanas, edredones y protectores de cuna también influyen en el Feng-Shui. Éstos deben tener colores cálidos, en armonía con los colores de la habitación, de los muebles y complementos de la cuna de tu bebé. Evita las rayas y los estampados demasiado vistosos. 
 
Y por supuesto, no se debe temer a cambiar de colores  mobiliario, ya que esto puede ayudar a tu bebé en los cambios que realiza en su vida, ya que la vida son cambios constantes. 
 
 
 
 
Post anterior Siguiente post

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar Una Respuesta